Atardecer en Torrevieja
Atardecer en Torrevieja. Fotografía de Jessica Barcelona

 

El atardecer del viernes 16 de diciembre quedará en el recuerdo de muchos por la espectacularidad del mismo. Intensas tonalidades rojizas y anaranjadas iluminaban el cielo y, al mismo tiempo, las calles de la ciudad. Esta intensa coloración se producía en varios tipos de nubes, dejando una bella estampa que se repetía en prácticamente toda la fachada mediterránea.

 

Durante ese viernes, el viento ha sido el fenómeno más destacado. No obstante, en Torrevieja las rachas apenas han superado los 40 kilómetros por hora, mientras que en zonas del norte de la provincia de Alicante, se rozaban los 100 kilómetros por hora.  Este viento, de componente noroeste, estaba provocado por el acercamiento de una borrasca por el norte de la península, donde se han registrado rachas de viento por encima de los 120 kilómetros por hora y olas de más de 9 metros.

 

El viento llegaba con menos fuerza a nuestra zona, pero provocaba que la humedad bajara considerablemente al mismo tiempo que arrastraba polvo en suspensión. Este hecho provocaba esa coloración al atardecer, aunque también podíamos verlo al amanecer. Entre las nubes que nos acompañaron durante todo el día, podíamos ver mammatus y lenticulares, representando condiciones de inestabilidad y presencia de vientos de componente oeste respectivamente.

 

El aspecto del atardecer ha emocionado a multitud de personas, tanto de Torrevieja como de otros puntos cercanos, que no han desaprovechado la ocasión de sacar la cámara e inmortalizar este fenómeno. La imagen que acompaña este artículo solo es una pequeña muestra de las mismas.

 

En la página de Facebook de Proyecto Mastral - El tiempo en Torrevieja podrán ver varias fotografías e incluso vídeos de este espectacular atardecer que viene como anillo al dedo para el refranero. "Cel rogenc, plutja o vent", es decir, "Cielo rojizo, lluvia o viento". Ese cielo rojizo, nos avisaba a primeras horas del día ventoso que hemos tenido y que nos ha dejado también un atardecer para el recuerdo.