Lluvia de estrellas sobre el Teide. Imagen: Instituto Astrofísico de Canarias

 

¿Qué es una estrella fugaz?

Las estrellas fugaces son pequeñas partículas de polvo, del tamaño de un grano de arena, que han sido liberadas por los cometas cuando se acercan al Sol. Una vez separadas del cometa quedan vagando por el espacio hasta que chocan con la Tierra y se convierten en estrellas fugaces.

Las partículas en el espacio se denominan meteoroides. Cuando impactan con la atmósfera de la Tierra se denominan meteoros y en caso de chocar con la superficie terrestre se denominan meteoritos. Por lo tanto no es correcto decir lluvia de meteoritos y sí lluvia de meteoros o lluvia de estrellas (aunque técnicamente no son estrellas lo que caen).

Prácticamente todas las estrellas fugaces se han desintegrado a unos 50 km de altura aunque si las partículas son muy grandes pueden llegar al suelo.

 

¿Cuando se pueden ver?

Todas las noches podemos ver estrellas fugaces pero hay varios momentos al año en los que es más fácil verlas. Se trata de las lluvias de estrellas. De las más de 30 que hay en el listado oficial del IMO (International Meteor Organization), se consideran cinco de ellas como de mayor actividad. Las más conocidas son las Perséidas o lágrimas de Sal Lorenzo y las Gemínidas que se dan a mediados del mes de diciembre.

 

¿Qué es la THZ?

La THZ es la Tasa Horaria Zenital, una cifra que indica el número de estrellas fugaces por hora que se verían si se dan las condiciones óptimas de observación: nada de contaminación lumínica, el radiante en lo alto del cielo y en el momento del máximo. Generalmente no se dan todas esas condiciones, por lo que el número real de meteoros observados será menor. No obstante esta cifra es la que se suele dar en los medios de comunicación cuando se habla de estrellas fugaces, algo considerado un error.

Por ejemplo, si la THZ prevista para las Perseidas es de 150, hemos de ir restando por tener o no un cielo totalmente oscuro y sin obstáculos, restaremos por estar o no en el momento del máximo y restaremos porque el radiante en nuestra zona no está en lo alto del cielo. Con esto desde las cercanías de una ciudad media se podrían llegar a ver unas 20 estrellas fugaces por hora y no 150.

 

¿Cómo se denominan?

Las lluvias de estrellas toman su nombre de la posición del radiante. El radiante es el punto en el cielo del que parecen provenir todas las estrellas fugaces de una misma lluvia. Si el radiante está en la constalación de Perseo se denominan Perseidas. Otras lluvias conocidas como las Leónidas o las Gemínidas toman su nombre de las constelaciones donde está su radiante (Leo y Géminis).

 

¿Cómo se pueden ver?

Las lluvias de estrellas se observan a simple vista. Si utilizamos telescopios o prismáticos reduciremos nuestro campo de visión y no veremos prácticamente ninguna. Para observarlas basta con alejarse de zonas con contaminación lumínica, colocarse en posición cómoda y tener paciencia. Si tenemos Luna hemos de evitar mirar hacia la zona a la que está nuestro satélite para que su luz no nos moleste.